22 nov. 2012

Cómo sobreponerse a un "intento" fallido de robo

Sésame: Si existe un Dios y juega con nosotros, por favor... que deje de ponerme a mi en situaciones surrealistas y vaya a por otro... que yo ya tengo el cupo
Cannelle: ¿Qué pasa?
Sésame: Pues chica... esta mañana, a las siete, que me han intentado robar
Cannelle: ¿¿¿¿Pero estás bien????
Sésame: Si, si, tranquila, ha sido un sustazo de cojones sustillo. Te lo cuento...

Esta mañana de jueves tan bonita, iba yo pensando en los pinchos que nos vamos a meter entre pecho y espalda con las chicas de El Club Handmade, abrochándome el abrigo y pensando en mis cosas bizarras mañaneras.

Subo las escaleras del párquing (aclaración: que no es en un sitio muy chungo, precisamente está entre las dos torres Mapfre) y oigo cómo se abre la puerta de la calle. Veo  un barbudo pelirrojo, perono de esos hipsters que nos molan a todas, no.... un barbudo que no se había duchado desde que hizo la primera comunión.

No le doy mayor importancia  porque esto es Barcelona, y aquí hay de todo, y al final, una se acostumbra a ver raros por el mundo.

Sigo subiendo las escaleras y en el momento en que me cruzo con él se produce esta chunga bonita situación:

Sésame que lo mira, lo huele a distancia y constata que la peste a vino proviene del barbudo.
Barbudo con peste a vino que mira a Sésame con ojos turbios y Sésame que empieza a sospechar...

Barbudo con peste a vino: Hola

Sésame: Hola (es que yo soy muy educada, y por lo visto los mangantes de la Barceloneta también... oygan, que te quieren robar pero te saludan amablemente)

Barbudo con peste a vino: Dame el bolso

Sésame que flipa, se toca el bolsillo derecho de la chupa instintivamente para confirmar que su iphone sigue allí (anda que... yo disimulando por la vida...) y que en su proverbial mente rápida le contesta:

Sésame: Hombre tío... no me jodas, que voy a currar y es muy temprano (no, si es que al final me darán una paliza y me la mereceré... ¿¿no puedo callarme un poquitín?? Pero es que eran las 7.40 y es verdad, era muy temprano)

Barbudo con peste a vino: Mmmmmmmm

Y en ese momento el Barbudo pone una cara muy rara, que Sésame espera que sea el reflejo de su alma y que se esté replanteando el hecho de querer robarle el bolso. Pero parece ser que no, que el Barbudo con peste a vino no tenía alma, pero sí una reacción muy característica de las borracheras, que es la desingesta (vamos, el trallar sin control todo lo que el jodío tenía en el estómago)

Sésame que tiene que vencer por un momento unas ganas incontrolables de reirse, sumadas a un asco extremo, reacciona y pasa por su lado veloz como el rayo, saliendo por la puerta y buscando algo de consuelo humano por la experiencia tan traumática que acaba de pasarle.

Sésame: Y es por eso que lo he puesto en twitter... ¡jeje! para sentir el calor humano/virtual.

Cannelle: Si es que... hija... suerte que estás bien...

Sésame: Si... ¡suerte que me ha tocado un mangante borrachuzo!





4 comentarios:

  1. quina manera de despertarse!! sort que s'ha quedat en un susto!

    ResponderEliminar
  2. Pero qué fuerteeeeeeee, me habría dado un algo con un hombre así. Momento ganas de reirte ¿? Te estoy viendo, eres única menos mal que quedó todo en un susto!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo también te leo por primera vez. Jaja! Me ha encantado tu respuesta al hombre :)

    ResponderEliminar