11 abr. 2012

¿Porqué cambian el nombre a las cosas?

Cannelle: Yo es que desde que Mr. Proper por principio ahora se llama Don Limpio, no vivo. He crecido con Mr. Proper y siempre se llamará Mr. Proper...

Sésame: Estoy muy de acuerdo contigo. Yo no consigo conciliar el sueño desde que las Natillas Danone (listas para gustar, o para tomar, ahora no me acuerdo cómo iba la canción) se llaman Danet... Pero ¿qué mierda es un Danet? Natillas son natillas de toda la vida...

C: A demás, pregúntale a un niño por las natillas Danone y te dirá "¿las Danet? Ah, si!".

Desde este blog rompemos una lanza en favor de los nombres ochenteros/noventeros. ¿Y sabes por qué? Porque nos va lo vintage, amiga mía.

Mira lo traumático que puede llegar a ser un cambio de nombre.

S: Si, pero Verónica es moderno, no tiene porqué estar triste, seguro que cuando sale del trabajo lleva elásticos y converse All Star. Eso sí, nos gustan los nombres que siempre han tenido las cosas.

C: Kalia oxi-action white.

S: Rexona no te abandona (este no ha cambiado de nombre, pero es que me gusta). Es que es como si un día a ti te cambian el nombre y en vez de llamarte Cannelle, te llamas Nueva Condimento para pasteles.

C: Uff, calla, calla, que me da arrrrgo! A parte, que no soy un condimento solo para pasteles, que conste. ¿No has visto "Un toque de Canela"?. Bueno, a lo que íbamos. Esto me ha recordado a la campaña de Aquarius, que te ayudaba con el papeleo para cambiar de nombre. ¿Sabes que tuvo más de 3400 solicitudes? Poca broma. Eso demuestra que a la gente le gusta eso de cambiar.



S: ¿Te has fijado que en todos nuestros vídeos salen modernos? Cannelle, que te estás perdiendo...

C: Sésame, ¿si te hicieran cambiar el nombre, cómo te llamarías? ¿Cómo nos llamaríamos? Ay, me está entrando el pánico.... Verónica et Cannelle suena muy mal, eh.

S: Mis abuelas querían forzar a mis padres  a que me llamase como una de ellas... Se llamaban Fabriciana y Florentina... suerte que tuvieron un momento de lucidez.

C: ¡Dios mío! Uf... qué crueles pueden llegar a ser las familias. Pobres niños con nombres monstruosos...  Por cierto, hablando de cambios de nombres (te llegan a poner Fabriciana y te hubiera llamado Sésame igualmente, que lo sepas). Hay cambios de nombres necesarios que son totalmente necesarios. Vamos a los ejemplos:

1. Los coches: Mazda tiene un modelo de todocamino que se llama Laputa. Y qué decir del conocido Mitshubishi Pajero. Ford llevó a Brasil un modelo llamado "Pinto", pero eso significaba "huevos pequeños (genitales pequeños)" en un argot popular. Ford lo sustituyó por "Corcel".

2. Coca Cola llegó a China, presentándose como “Ke - kou - ke - la”. Una vez impresos los carteles se dieron cuenta de que esa frase significa "muerde el renacuajo de cera" o "yegua rellena de cera", dependiendo del dialecto. Entonces, la empresa repasó 40.000 caracteres del Chino y encontró uno que sonaba parecido, ko - kou - ko - le, que puede ser traducido aproximadamente como "felicidad en la boca". 

S: ¡Jo! qué listísima es Cannelle, me dejas sorprendida con tu gran conocimiento. ¿Quieres ser mi pareja de trivial*?


*Que conste que yo ya tengo una pareja de trivial, y las parejas de trivial son incluso más estables que los matrimonios, no pienso cambiar de pareja de trivial. 

2 comentarios:

  1. Me parto!! cuando cuesta aceptar los cambios de nombre es que ya empiezas a ser viejuna. A mi me cuesta un mundo decir "carrefour" para mi siempre será el "Pryca". Oiga! (Aunque mis sobrinos no entiendan dónde voy).

    ResponderEliminar
  2. Señora, vaya usté al Pryca, que lo encuentra tóo más barato!

    Yo tampoco puedo, y es que esas tardes de domingo con la bici en el párquing del Pryca, marcan mucho!

    ResponderEliminar