10 may. 2012

Convivir con el género masculino (Vol I)

Convivir con alguien, no lo neguemos, cuesta. Y cuesta un poco más con alguien del género opuesto (en nuestro caso, del masculino) porque aunque seamos chicas modernas, hay que reconocer que los hombres y las mujeres no tenemos la misma sensibilidad en cuanto a ciertos temas...

Sésame: ¡Ah vale! Hoy es el día de rajar de los hombres?
Cannelle: Amiga y compañera de blog, por fin ha llegado ese día, así que afila los cuchillos

(Nota: hoy no hay fotos demasiado descriptivas, porque las que encontrábamos nos daban un repelús que nos moríamos, y no queremos que dejéis de leernos)

Los pelos en la ducha
(Que levanten la mano aquellas mujeres en la sala que sufran de esta tortura medieval)
Normalmente nosotras tenemos el pelo más largo y nos pasamos más rato en la ducha, eso es cierto, pero también es cierto que nuestro sentido del orden y la limpieza nos obliga a dejar la bañera limpita limpita después de ducharnos.

Sésame: No sé si es por nuestro sentido del orden y la limpieza o porque el temor a que venga un fotógrafo de decoración a nuestra casa tipo nórdico nos impide tenerla sucia.
Cannelle: Pues no sé, creo que no caerá esa breva. Me gustaría pensar que simplemente somos más limpias.
S: No, si ya...
Saara Kaatra ha diseñado unas baldosas con print de pelos para la ducha.
Asqueroso pero disimula los de verdad.

Y no sólo hablamos de la bañera, qué me decís del lavamanos post-afeitado?
Sésame: Habla la que tiene un barbudo en casa, que se recorta la barba cada mes y medio. Os ahorraré más detalles escabrosos.
Cannelle: Por suerte, la peluda de la casa soy yo (triste pero cierto). El sr C casi no tiene pelo en los brazos y se afeita la barba porque según él la lleva larga pero tienes que sacar la lupa para verle el vello facial por mucho que él diga. Muchos pelos no encuentro, pero espuma de afeitar sí, y mucha. Y para más inri, tiene la manía de limpiar el espejo con el brazo (afeitado + ducha = ritual mañanero).

El señor S no llega al nivel de Bonnie Prince Billy, pero dale tiempo

No es necesario cambiar las sábanas (ni las toallas)
Sésame: Con esta sí que me siento plenamente identificada. El señor S no ve la necesidad de cambiar de sábanas nunca, y de hecho, alguna vez que he comprado unas me ha mirado con cara de "¿Pero tu estás loca, mujer? ¡si ya tenemos sábanas!"
Cannelle: Debe ser que se sienten unidos a ellas por unos lazos invisibles que las mujeres no llegamos a comprender. O son como los perros, que se revuelcan por la primera caca que encuentran en el parque justo el día que los has duchado. Olor corporal (recordamos que el masculino tiende a ser bastante más fuerte que el nuestro) por doquier... viva.

Señores, las sábanas hay que cambiarlas con cierta periodicidad (y no nos referimos a cada mes...), además, si os cambiáis el pijama, la cosa mejora todavía más. No nos gusta tener que recordaros que os cambiéis el pijama y oir vuestros gruñidos cuando nos véis cambiar las sábanas. Sabemos que para vosotros no tiene importancia, pero para nosotras sí, y si queréis ser felices bajo las sábanas, ¡cambiadlas jodíos!


Y por cierto, si juntamos la pérdida de vello corporal y el no cambiar de sábanas, el efecto conseguido es la leche.

Para las toallas, ídem de ídem. Sí, cuando sales de la ducha estás limpio, pero al secarte con ellas quedan húmedas, y ya sabemos lo que pasa con la humedad, ¿no? es otra de las cosas que ayuda a que se generen pequeñas civilizaciones de seres vivos.
Cannelle: Precisamente, una de las cosas que me dan más repelús en esta vida son las toallas mojadas. Salir de la ducha y poner los pies en un trozo de tela empapado o "secarme" con una toalla que está más mojada que yo me pone la gallina de piel. ¡Brrrrr!

Los tejanos TAMBIÉN hay que lavarlos
Si chicos, los tejanos son una prenda muy cómoda, pero en ningún sitio pone que NO se tengan que lavar. Sí, el señor Levi Strauss los inventó para macharse trabajando en el lejano oeste, y aunque vosotros trabajáis en oficinas, no es necesario que comprobéis el límite de MANCHABILIDAD de los pantalones. Cualquier día van a salir corriendo ellos solos con sus manchas.




El fútbol es el opio del pueblo
Sabemos que hay chicas a las que le gusta el fútbol, pero a nosotras no. No nos gusta cenar delante de la tele mientras vosotros soltáis frases malsonantes cuando vuestro equipo pierde el balón. No nos interesan los programas dónde repiten hasta la saciedad los goles de la jornada. De hecho en ese preciso momento preferiríamos estar en cualquier otro sitio del mundo mundial.
Cannelle: Sólo puedo decirte que cuando tu casa se convierte en el sitio preferido de familiares y amigos para ver los partidos de pago, el efecto devastador de los mismos se triplica (fútbol-hombres goriláceos viendo el fútbol-mierda post fútbol). Y más si con la excusa de que el sobrinito quiere ver el partido te traen también a la niña, que es más absorbente que Bob Esponja. Ala, prepara la cena, separa a los monstruitos cuando se pelean y entretiene a la pequeña.


Y señores, por muy bueno que esté Guardiola, no nos importa lo que tenga que decir antes y después de cada partido, que el discursito de "El rival era muy bueno, ha jugado muy bien, ha sido muy difícil" ya lo conocemos.

No... si hay muchas cosas más... y por eso hemos puesto lo de Vol I, ¡porque pensamos continuar otro día! Hablaremos del efecto (normalmente negativo) del fútbol sobre las relaciones sexuales en la pareja (también conocido como anulación del macho alfa post-partido), tanto si gana como si pierde, y de muchas cosas más.





1 comentario:

  1. Pérdida de vello corporal + no cambiar de sábanas = Efecto DEVASTADOR.

    Buenos puntos a tratar sobre convivir con un hombre a la espera de tratar el punto del fútbol (estamos todos por Bilbao un poco sensiblones y nuestros melocotones en Bucarest todavía en eternos vuelos que no despegan), así que sí creo que podríamos hablar del tema futbolero. Me siento afortunada por lo menos de convivir con uno que solo le interesa ver a un equipo. Me imagino el mítico salón convertido en el salón favorito de familiares + amigos ... y chicas, os digo desde ya que montaría el mayor de los *sdf&5gtDG=)89*´+`S!!! ¿queda claro?

    Buenísima entrada, me encanta leeros a diario... Lo que me río!!! Muaaaa a las dos!

    ResponderEliminar