16 may. 2012

Convivir con el género masculino (Vol II)

Cannelle: Convivir con el género masculino no es nada fácil. 
Sésame: Lo pudimos constatar en uno de los posts anteriores. 
C: Ya, pero nos quedamos cortas. La cosa da para mucho más.
S: Muuuuuucho más 

El fúmbol

A la que hay fútbol, los hombres desaparecen (física o mentalmente, dependiendo de si tienen GolTv o no). Eso puede ser incluso positivo, pensaréis algunas, porque así te dejan a tus anchas un rato. Pero no. El fúmbol nunca es positivo (ya lo decía Van Gal). Si ganan, porque pegan gritos a la tele, están hiperalterados y a su bola (seguramente más pendientes de Twitter que de ti el resto de la noche) y si pierden porque están deprimidos. Y eso de que el resultado se celebra en la cama... ¡MENTIRA! El resultado se celebra con los colegas, con birras y cantos hooligans y birras y... birras.
Lo del polvo de consolación se lo inventó alguien sin pareja futbolera. Os lo aseguramos. Es tal la magnitud de la depresión post-derrota que no hay streaptese que levante al pajarito. 


La pitopausia
Sí, los hombres también tienen sofocos. Por norma general siempre tienen calor. Y eso es un problema si convives con ellos y eres friolera (habitual en el género femenino). 
Consecuencias: 
a) Discusiones por la ropa de la cama. Ellos tirarían con una sábana incluso en pleno invierno. 
b) Discusiones pijamiles. Se quejan de que das calor con tu pijama polar. Coño, con el frío que hace no voy a ir en tirantes. 
c) Ventilador, aire condicionado y/o ventana abierta en verano. ¿Quién puede dormir con tanto ruido? Porque nosotras no.

Pero hay que reconocerlo, como estufa en invierno, no tienen precio.

C: Compadezco a la mujer de Camacho...

Las gotitas de pis en el suelo
No hace falta decir nada más. Que se sienten, leñe. Que no les va a pegar un bocado un pez ni nada por el estilo y es mucho más higiénico.


Sésame: Un día (después de un año viviendo juntos) el señor Sésame llegó a casa con una expresión un poco extraña. Me miró a la cara y me preguntó con una voz grave, como de policía de peli americana  "¿Nosotros limpiamos la taza del váter?
Después de la sorpresa inicial y de mi carcajada, mi respuesta fue "Decir NOSOTROS es incorrecto, se limpia la taza del váter, pero siempre la limpia la menda"
Por supuesto, él se quedó mucho más tranquilo y nunca más ha vuelto a preguntarlo ni a interesarse por limpiar la taza del váter.

Los dolores masculinos
Es típico decirlo, pero si los hombres tuvieran que parir... mal iba la supervivencia del ser humano. No deseamos una gripe de novio ni a nuestra peor enemiga.
Se quejan, lloriquean, necesitan cosas inverosímiles y encima no tienen ganas de ducharse. Si queréis comprobar si vais a ser capaces de ser madre, inyectad unos virus de nada a vuestro novio. Si lo superáis, podéis tener tres hijos.


Nada
Genero masculino, leed esto con atención. Cuando preguntáis ¿Qué te pasa? y respondemos Nada, algo pasa. Pasan muchas cosas, pasa que no habéis cerrado la tapa del váter, pasa que el fúmbol os absorbe, pasa que por vuestra culpa cogemos anginas y que cuando las cogéis vosotros tenemos que hacer de madre abnegada, que vais dejando pelo por el mundo y que todas estas cosas os hacen una gracia terrible.

Señoras, levanten su puño en alto y griten con nosotras cual espartanas: ¡Basta ya!

2 comentarios:

  1. jajajaja!!!! Enorme, enorme... Me he levantado hoy con el pie izquierdo y una estupenda multa por esperar en doble fila en la vía pública hace un mes a Mr. ritmo Caribe para que me dejara unas cosas en el coche y ahora... no puedo parar de reír. Graciassssss =)

    Esta segunda parte sobre el género másculino es más que buena, y sinceramente que la lean todos ya con detenimiento. Levantemos el puño en alto y gritemos ¡Basta ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! Mr. Ritmo Caribe! Diossss... porqué son tan lentos y tan parados para algunas cosas.
      Basta ya!!

      Eliminar