22 may. 2012

No sin mi Iphone

Suena el despertador, empieza el día, rutinas mañaneras. Ducha, lavarse los dientes, ¡mierda! ¿dónde están los sdkfjñskjflñsdjkf calcetines que había cogido esta mañana? Cagüen... la camiseta está manchada... ale, a cambiarla.

Encender el ordenador al llegar al trabajo (el smartphone, blackberry o iPhone nunca se apagan... ). Revisar el mail, facebook, twitter, pinterest, publicar la entrada diaria de tu blog, ver la lista de blogs que sigues, revisar el periódico.

Y durante todo el día, twittear, recibir mails (del curro y de tus amigos) y whatsapps, ver actualizaciones tardías de los blogs de tu lista...

Os suena, ¿no?
Que tire la primera piedra el que no esté absorbido completamente por la tecnología (y si estáis leyendo este blog a primera hora de la mañana, ya es que es la leche). Sí, somos unas adictas a internet (ya lo hemos dicho otras veces) pero nos gustaría que vosotros, lectores empedernidos de blogs que son las pajas mentales de un par de modernas, también lo reconociérais. 

Sésame: El otro día tuve un momento pánico total. Mi iPhone se apagó durante una hora, así porque sí. Casi muero de un sustazo. Señores de Apple, arreglen esas muertes súbitas de sus cacharros, porque ¡nos van a matar de un infarto!
Que San Steve Jobs nos pille confesados el día que se nos muera uno de sus aparatitos...

Cannelle: Twitter está fallando últimamente en mi Blackberry y tengo ganas de estamparla contra el suelo cada vez que se cuelga. Y es que una moderna en paro tiene sus necesidades. Necesita conectarse con el mundo mundial y ver lo que pasa fuera de su pueblecillo.

S: Yo a veces siento como una necesidad extrema de mirar twitter y me tiemblan las manos y me da como un sudor frío hasta que consigo que el 3G funcione y me deje ver los twits.

C: Creo que se llama síndrome de abstinencia, my friend.


S: ¿Es grave doctor? ¿Cree que tendremos que amputar este apéndice que tengo en la mano?

C: Suéltalo y punto, ya verás, duele al principio pero después... después se pasa. ¿Has oído eso de que cuando te amputan un miembro sigues sintiéndolo, te duele y te pica? Cuando te amputan el teléfono sientes cómo vibra.

Y nosotros, generación ochentera y anteriores, todavía no tenemos esa adicción tan tan desarrollada, no quiero ni pensar estos niños que nacen con un iPad en bajo el brazo...


Sésame: Me se pone la piel de gallina namás de pensarlo

6 comentarios:

  1. Pues sí,lo reconozco:soy una iphoneadicta.Leyendo y comentando este post voy mientras camino por la calle hacia el curro. Me encontraréis en twitter con el hashtag #nosinmiphone (#estoesasí/truestory). No puedo estar más de acuerdo con todo lo que habéis dicho. Mi más sincero retweet ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no sabemos ir por la calle ya tranquilamente.... cómo somos las iPhone adictas!

      Eliminar
  2. si, si... os leo y os comprendo!!

    y cuando no funciona el whatsapp??? entras en pànico!!estoy incomunicada, no puedo hablar con mis amigos!!! aaaaaaa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooooooooo! yo he descubierto que en mi oficina del nuevo curro hay poca cobertura... estoy a punto de cortarme las venas
      Sésame

      Eliminar
  3. A mí también se me pone la piel de gallina viendo cómo deslizan las fotos de un ipad unos renacuajos de escasos 3 años... ¡Tiemblo!!! Sí chicas, estamos con una adicción muy seria, y con los Blogs sumo la otra adicción; actualizar, leernos, reírnos, comentar y requetecomentar todo. Me encanta.

    Y... ¿qué me decís de las conversaciones de grupo de whatsapp? Si no estoy mirando el iphone cada dos por tres se me acumular 80 mensajes de grupo y ¿qué hacer cuando tenemos no uno sino varios grupos? ... ¡Qué adicción como la que tenemos con vuestras crónicas modernas!

    ResponderEliminar
  4. Nuestros amigos se flipan con los grupos de whatsapp... Ese momento en que miras el teléfono que has perdido en el bolso durante dos horas y como tu dices, tienes mil mensajes #esemomento #matamecamion

    ResponderEliminar