11 jun. 2012

Lo que decía la abuela de Sésame

Sésame: Mi abuela, la señora Florentina Carmen, conocida en Sant Boi entero por Carmeta. Dechado de virtudes, vestida con batas y llevando gafotas de pasta que ahora marcan tendencia y zapatillas azules de las típicas de abuela que bien podría haberlas hecho Vans.

Sólo unas pinceladas para que la conozcáis mejor:
- Cuando veía el telediario y el presentador o presentadora de turno decía "Buenas noches" ella muy seria le respondía desde casa con un "Buenas noches majo/a". Y es que era muy educada.

-Consumidora insaciable de las novelas de después de comer. Cuando volvía del instituto veíamos juntas "Nissaga de Poder" y cuando salía Eulalia Montsolís, ella la señalaba y decía "Ay pobre mujer, es mala malísima, pero claro, es que ha tenido una vida..."

- Como ya os he explicado alguna vez, repetidora incansable de la frase "Como te hagas daño te pego" y vaya si me pegaba con la zapatilla azul de suela de goma en el culo (He de decir a su favor que merecidamente siempre)

- Cocinera de las buenas buenas, como debe ser una abuela. Hacía un pollo a l'ast, unos canelones y unas flores de calabacín rebozadas que ríete de Ferrán Adriá (para el que no haya probado las flores de calabacín... no os lo perdáis)

- Cuando mi madre me dejaba sin cenar (también con motivo) ella venía por detrás y me traía siempre algo rico.

- Si veía un pijama o una camiseta, o unas bragas que le gustaban, compraba cinco iguales de golpe y los envolvía. Después siempre encontraba motivos para regalar esas compras a la familia, los amigos de la familia, los vecinos... No sé cómo codificaba los paquetes, pero aunque ya estaban envueltos y no los compraba para aquella persona en especial, siempre acertaba con las tallas.

No se puede decir nada malo de la Carmeta... Además, es que era mi iaia... ¿qué voy a decir de malo?

Ella tenía un lenguaje particular, propio, que en parte he heredado  y que utilizo muchas veces y como el otro día os hizo gracia la palabra enviolinar (violar made in Carmeta) os lo quería explicar.

La gente me pregunta, ¿cómo es que sabes tantos refranes? Pues porque los aprendí de mi iaia Carmeta que siempre, siempre, siempre tenía un refrán o un chascarrillo  en los labios. Para cada ocasión uno, y no sólo de los de "A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija" no, no... mucho más elaborados.

- Cuando comía berberechos cogía el tenedor cual cuchara y al ir a cogerlos decía:

"A por uno voy, dos vengáis, si tres venís, no os caigáis"

Después siempre comentaba cuántos había conseguido pescar sin que se cayeran. ¡Era una gran pescadora de berberechos de vermut dominguero!

- No bendecía la mesa, no era creyente, de hecho tenía libros de masonería y los leía habitualmente (de dónde los había sacado, si los entendía o si aplicaba alguna cosa, ni idea), pero antes de comer, si éramos muchos en las mesa, decía:
"Bendecimos bendigamos,
que no vengan más que los que estamos,
y si alguno más ha de venir,
que Dios con su divino poder,
le quite las ganas de comer"

- Cada sábado se levantaba temprano temprano y venía a casa a traerme cruasanes de los pequeños, de los que no tienen cuernos. Ella los llamaba gusanitos (estoy prácticamente segura de que en la panadería le decían cruasanitos pero que ella adaptaba la palabra)

- Cuando algo le hacía mucha gracia o le sorprendía, decía uuupachelelé (así, con acento en la última e y la primera u alargada). Porqué, no tengo ni idea, pero creo que este hecho demuestra que es genético lo de inventarse palabras (otro día os explicaremos lo de mi afición a inventar palabras nuevas).

- También llamaba kiwawi al kiwi. Que digo yo, será mucho más fácil decir kiwi que kiwawi... Pues no, no hubo manera.

- La Pizza para ella siempre era picha (Dice tu madre que váis  comer picha de esa...) con las consiguientes risas de la que os habla y de sus primos.

- La peluquera del barrio se llamaba Yoli, pero para ella siempre fué Choli y es que eso de los nombres modernos nunca fue lo suyo...

Y esta es la historia definiva para que conozcáis a mi abuela, y para que veáis que si la humanidad no se ha extinguido hasta ahora, no hay que sufrir, no se extinguirá nunca.

Mi primo (rastas hasta el culo, tatuajes por todo el cuerpo, dilataciones en las orejas, piercings varios hasta ens sitios que dudo que tengan nombre...) tenía una planta de maría en el balcón. Un día que llovía, la señora Carmeta decidió recoger la ropa tendida de su nuera (que vivía en el mismo rellano) y vió la planta en cuestión.

Cuando volvió mi primo, salió al rellano y le dijo:

- David, ¿qué haces con una adormidera? No sabía que tenías una. ¿Ya la cuidas bien? Son delicadas, hay que cuidarlas mucho. Hacía tiempo que no las veía, hacen como unas flores así verdes más majas...
- Iaia, ¿adormidera?
- Síiii, en el pueblo cuando los niños lloraban mucho se les hacía una infusión con las hojas de esta planta para que durmieran tranquilos.
- ¡...!

Pues sí, tócate las narices, adormidera... Luego dicen que los de pueblo son raritos.

Y así era la Carmeta (la mejor iaia del mundo con mucha diferencia respecto a la segunda),  conocida en todo el barrio, buena vecina, buena subministradora de historias y mejor abuela.


14 comentarios:

  1. Me ha encantado la iaia Carmeta,uuupachelelé jajaja! Sólo nos faltaba una buena foto para que le pudieramos poner cara, aunque yo ya me la he imaginado. Estaba pensando en la mía, que en realidad no es abuela pero es tía (de 93) y hace el papel de abuela como nadie. Una de las asignaciones de l'Atelier fue una fotografía en Blanco y negro, retraté sus zapatillas azules con suela de goma, ja! y sus manos... Qué de refranes saben y qué de canciones.. Dice que las mujeres de ahora no sabemos hacer tantas cosas. Auténticas mujeres que nos han enseñado muchísimas cosas, este sábado me toca clase de costura (tengo que aprender de una santísima vez a coser un dobladillo). Y lo de la adormidera :O Grande, grande Carmeta!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ES que quería poner una foto pero... no he tenido tiempo de escanear. Mañana os la pongo, que mi iaia no tiene desperdicio! Ayyyy!!! que la hecho yo más de menos...

      Eliminar
  2. Post tronchante,buenísimo...muy bien hecho...Un auténtico homenaje a tu iaia Carmeta!!!BSSSS!!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha hecho pensar en mi iaia...que era distinta, pero las cosas que aprendes de tu abuela (así, en singular) no tienen precio y creo que influyen mucho en como acabas siendo, sobre todo cuando pasas mucho tiempo a su lado. Cuando iba al cole comía allí todos los días porque quedaba más cerca que mi casa, y hasta vivimos una temporada mientras preparábamos la mudanza. Mi iaio es el de los refranes, poemas y chascarrillos, lo mejor es que algunos se los ha inventado él (en serio, es la leche) y los que no, los modifica, los "remezcla", y no es por la vejez, es que tiene una imaginación...
    Mi iaia no tenía zapatilla de suela azul, pero pegaba unos gritos antológicos xD Jo, yo también la echo de menos. :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy chicas! que me pongo tienna... y es que de verdad, yo también la echo de menos! y como dice Teresa, yo también prácticamente me crié con ella. Comía con ella todos los días, me quedaba a dormir, cada vez que me enfadaba con mis padres, ella me acogía una noche, pero sólo una, me decía, y a la mañana siguiente me daba GUSANITOS y me echaba para que fuera a arreglar las cosas con mis padres.

      Qué día más ñoño!

      Teresa, queremos oir los refranes de tu abuelo! haz un greatests hits y nos lo mandas!

      Eliminar
    2. Tendré que hacer memoria, pero uno de los mejores es el remix: "No por mucho tempranar, amanece más madruga" xD
      Y el poema con el que conquistó a mi iaia, es para partirse... recuerdo el contenido pero no la forma, la cuestión es que pisó una caca en el portal de ella la noche que la conoció, así que os podéis imaginar lo cómico de la situación ^_^

      Eliminar
    3. Diosss!!!!!! podemos contar todavía con este gran hombre? dile que queremos una entrevista, pero ya! necesitamos sabiduría añeja de esta.

      Teresa, el poema de la caca debes compartirlo con el mundo ya!

      Eliminar
    4. Jaja lo que pasa es que el pobre no está para muchas entrevistas, está muy viejito y al hablar se le traba la lengua. Si estuviera por aquí, todavía, pero vive a unos 500 y pico km, en Elche (mi ciudad natal). Cuando vaya a visitarle prometo tomar buena nota y proporcionaros "material" :)
      Si hubiese podido estudiar, hubiese sido un gran matemático, se inventaba enigmas de esos que son complicados de resolver. Será mi abuelo, pero es que es un crack!

      Eliminar
    5. Os dejo otra de las perlas de mi iaio: siempre he sido la pupas, así que de pequeña os podéis imaginar que siempre estaba por el suelo. Además, era muy llorona. Mi iaio siempre me decía: "si vienes aquí, te ayudo a levantarte". Y yo me ponía de pie, corría hasta donde estaba él, me tiraba en el suelo en la misma posición que había caído, y entonces me levantaba. Alguna vez había ido arrastrándome por el suelo xD

      Eliminar
  4. Ayy qué bonita entrada!! mis iaias queridas como las echo de menos! Recuerdo cuando ponía cara de pena y morritos solo para que viniera a hacerme mimitos!! y me cantaba, cantaba mucho, aunque ahora se que la mayoría se las inventaba sobre la marcha porque nunca pude encontrar la letra. Mi otra iaia con su acento extremeño te enamoraba con sus chistes interminables y sus ojazos azules (que por desgracia nadie heredó) Si tengo que destacar algo propio de todas las abuelas del mundo mundial es esa obsesión por hacerte tragar como cerdos! mi abuela nos hacía una paella entera para mi hermano y para mi (sí, sí, solo para los dos) y cuando acabábamos nos decía si queríamos algo más, obviamente decíamos que no porque no podíamos ni levantarnos de la silla, aún así nos sacaba ¡OJO! longanizas con patatas! y si no te la comías decía...si siempre dices no, nunca te casarás! y yo en ese momento no lo entendía!! jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que las iaias, valen su peso en oro!
      Las que se inventan historias o canciones como la tuya, son la más divertidas!

      Viva el deporte nacional del cebar a los nietos!

      Eliminar
  5. Buenas, acabo de encontrar tu blog y he de decirte que me ha encantado tu particular "homenaje" a tu super abuela! y es que ellas valen un potosí! Ya me he apuntado el refrán de los berberechos, jaja! es buenísimo!!!
    Marta (mainsouris))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta! pero no es mi blog sólo, es también de Cannelle, los posts los escribimos entre las dos aunque hoy sólo es de mi abuela pero... revisado y retocado por Cannelle! ;) Bienvenida!!!

      Eliminar
  6. Ay.... las abuelas, las iaia, las amonas, las amamas y un largo etc.! grandes mujeres, las mejores cocineras, llenas de refranes, canciones y sabiduría! yo todavía tengo la suerte de pasar mucho tiempo con mis dos abuelas, y ninguna tiene desperdicio. Una bien vestida, digna digna siempre, muy ñoñostiarra, con sus pendientes de perlitas, su chaqueta azul y su pañuelo al cuello. La otra cacereña de pura cepa, que hace unas torrijas que quitan el sentido, canta y habla por los codos y como toda abuela que se precie tiene mil palabras de su propia invención! Que bueno lo de tu abuela con la adormidera, que grande!

    ResponderEliminar