31 ago. 2012

Empezar mal el día

Sésame: Hace una semana empecé mal el viernes.
Cannelle: Si... poooobreeee...
Sésame: Yo es que tengo un imán para este tipo de cosas. No puedo hacer nada al respecto, me pasan y punto.
Cannelle: Es que claro, con tanto movimiento y tanta actividad, es normal que pasen algunas de estas cosas.
Sésame: Eso es lo que diría mi madre, añadiendo esa frase de madre "Es que no vamos bien Sésame (bueno, mi madre no me llama Sésame, me llama por mi nombre de verdad), vas como una loca todo el día"

Total, que ese viernes me desperté a la hora de siempre, me duché, me vestí y toda la parafernalia que conlleva prepararse para ir a trabajar, cogí el coche del párquing y venga, dirección Barcelona. A un kilómetro y medio de casa y mientras escuchaba las maravillosas notícias mañaneras mi teléfono vibró.

Cannelle: Nooooooooooo... ahora me vas a decir que lo miraste...
Sésame: Mmmm... no iba a decirlo por si hay alguien de la autoridad competente leyendo este blog (ahora mismo o en un futuro) pero sí, lo miré, desviándome treinta centímetros de la trayectoria hacia la derecha y haciendo que la rueda se enganchase con el bordillo.
Cannelle: Un día de estos te nos vas a matar! Y voy a llorar mucho... Así que cui-da-do, leñe.

Hecho constatable: Agujero en el neumático (no agujerito, nono... agujerazo)
Diagnóstico: Mordedura fatal de la goma de la rueda con resultado de muerte instantánea. (Rueda RIP)
Tratamiento: Sésame saca el chaleco amarillo, se lo coloca, coloca el triángulo y saca el gato. Intenta colocarlo en su posición, lo consigue, pero no puede quitar los tornillos de la rueda. Se caga en todo lo que se menea, lo intenta de diversas maneras violentas y decide que no puede. Llamada al señor Sésame que todavía estaba en casa. Transcripción de la conversación real (más o menos fiel)

Sésame (con su mejor voz de buena persona): Señor S (yo tampoco le llamo así)... Me ha pasado una cosa
Señor S. (con voz de condescendencia de alguien que está acostumbrado a que me pasen cosas raras): ¿Qué cosaaaaa?
Sésame: Mmmm... he pinchado
Señor S: ¿Has pinchado?
Sésame: Buenoooo... se ha hecho un agujero en la rueda
Señor S: ¿Qué? ¿Cómo se va a hacer un agujero?
Sésame: Bueno... es igual, que vengas a ayudarme porfa, que estoy aquí al lado y no puedo quitar los tornillos de la rueda.
Señor S: Llama a tu padre que hoy no trabaja y yo tengo que irme ya a una reunión. Si es que lo que no te pase a tí. Pero estás bien, ¿No?
Sésame: Sí, sí, si tengo el gato puesto, pero no puedo quitar los tornillos, que van muy duros.
Señor S: Pues quédate ahí y que te ayude alguien hasta que llegue tu padre
Sésame: ¿Crees que si me levanto la falda vendrá alguien antes a ayudarme?
Señor S: Tu verás...

Y sí, Sésame llamó a su padre (que no trabajaba y vive cerquísima de dónde estaba), le explicó la situación y fué a salvarla cual superhéroe cambiador de ruedas. Y es que, es bombero, y para eso se hizo bombero, ¿no? Para ayudar a la gente. Y yo soy gente (a la par que su hija).

Un momento vergonzoso fué cuando Sésame (en falda pero con el chaleco reglamentario puesto) y su padre (también con el chaleco) tuvieron que explicar la historia a dos Urbanos la mar de jóvenes y de buen ver que se pararon al ver el tinglado que tenían montado.

Sí, vale, soy una tía y la he liado con el coche. ¿Qué pasa?



8 comentarios:

  1. Buen viernes!!!

    Que va a pasar? Ah sí...que tienes una anécdota más para recordar!!!!

    Nunca he cambiado la rueda de un coche y no se si podría hacerlo sola...ahora me has hecho pensar...

    La alpaca se despide con:

    Los cambios pueden tener lugar despacio. Lo importante es que tengan lugar.

    Autor: Confucio

    mooogggaaaksrfff

    ResponderEliminar
  2. Los padres son lo más!! Yo también he hecho más de una llamada de urgencia al mío!! jeje

    ResponderEliminar
  3. Jolin que faena, a mi hermana le pasó algo parecido... Después de algo malo, viene algo bueno SEGURO :)

    http://www.fromvalenciawithlove.com/

    ResponderEliminar
  4. Pues no pasa nada!!! ¿sabes la que lié yo? Me metí en el garaje de mi casa, con la puerta cerrada!!! ja, ja, ja. Creía que había dado al mandito, pero no!! Ahora me río, pero en aquel momento casi me da algo!! Descolgué toda la puerta!! lo peor fue explicarselo al del seguro, un tío estirado que me miraba con cara de "si es que es mujer", pero chica, me da igual!!!

    ResponderEliminar
  5. Nah! chicas me preocupa tirando a cero... jejejeje
    Sólo me ralla el saber que estas cosas me pasaban antes y me siguen pasando ahora... creo que soy un imán para las situaciones surrealistas!

    ResponderEliminar
  6. A ver...a veces se cambian la rueda con más facilidad que otras....no sé que pasa...que a veces se hace la mar de sencillo y a veces ..pues eso...cuesta quitar los tornillos...
    Son cosas que pasan Sésame...
    Besazosss!!!

    ResponderEliminar
  7. Tu padre es bombero y llamas primero al Sr. S?????? Xq??????
    No pasa nada cariño, tienes que tener un llave en forma de L y te subes encima y das saltitos pin pin pin, y se afloja. Mi primera rueda se paro un camionero (con un cacho camionaco de la leche) a ayudarnos a mi amiga y a mi. Siempre hay gente wuena que te ayuda. Recuerda en forma de L y pin pin pin.

    ResponderEliminar
  8. aaaaaaaaaaay que pobre!! la verdad es que esas situaciones son todo un coñazo... ahora ánimo y a tener más cuidado! un beso

    ResponderEliminar