8 oct. 2012

Born to be wild (Viviendo al límite)

Sésame: Hace unas semanas mis amigas prepararon mi despedida de soltera.
Cannelle: ¡Jeje! Moló mil, no?
Sésame: Sí, sí, moló  mil. Pero hay algo que me dejó un mal rollo profundo...
Cannelle: ¿Pero qué dices?
Sésame: Si... :(  Aquella chica tan mona que vino a darnos una masterclass de productos de belleza.
Cannelle: Pero si la chica era la mar de maja
Sésame: Es cierto, pero mira, explicó una historia que me provoca desde entonces pesadillas y desazón. Si queréis dormir esta noche, no sigáis por favor...

Ella nos explicaba, la mar de atenta y simpática que los ojos DEBÍAN DESMAQUILLARSE con un algodoncito cada uno. Y lo remató diciendo:

- Imaginad que te limpias un ojo, se te cae una pestaña y queda en el algodón. Si no cambiar el algodoncito, se pasa al otro ojo y puede ser... ¡FATAL!

Sésame: En ese momento estuve a punto de hacerme el hara-kiri por mi falta de previsión ante eventos fatales en el curso de mi vida tales como la entrada de una pestaña del ojo izquierdo en el derecho, el llevar los dientes manchados con pintalabios durante una tarde entera o ir a una fiesta sin seguir el dress code.
Cannelle: Nosotras somos muy de vivir al límite, ¿no crees?
Sésame: Al límite de la legalidad... somos chicas peligrosas y lo vamos a demostrar


Nos vamos a dormir sin desmaquillar
Por mucho que sepamos que nos va a salir algún grano y que nos van a picar los ojos al día siguiente.

Sésame: A mi cuando me salen granos muy grandes, los bautizo con algún nombre como Pepito, Manolo o Sinpi (Sinpiedad son los granos esos super internos, que no tienen punta, pero que duelen como ellos solos).
Cannelle: Cómo se nota que eres hija única... siempre buscando amigos imaginarios.

Por mucho que sepamos que nos vamos a levantar cual oso panda y con regueros de babilla en el maquillaje. No somos tan estupendas ni tenemos tanta paciencia como para ponernos delante del espejo a las 5 de la mañana, con nuestro aliento a gintonic, y aplicarnos potingues varios.

Lo sentimos señores jefazos de marcas cosméticas. Con nosotras, lo tienen claro.

Desmaquilladas o no, nosotras siempre estamos estupendas.


Somos treintañeras (o casi) y no utilizamos antiarrugas 
Sésame: ¡Oh! Somos unas outsiders...  ASÍN no nos van a regalar nunca productos de belleza para que los probemos y luego hablemos de ellos en el blog
Cannelle: Espeeera, espera, que antes tengo que decir algo. Hoy he usado cremas antiarrugas, pero ya hace un par de años que las aparqué.
Sésame: ¡Eso no lo sabía yo!
Cannelle: Posi Amparo. He tenido la piel siempre tan seca que me ponía un pegote de crema Nivea de esa del tarro metálico azul y se me absorbía al instante. Y la piel seca es amiga de las arrugas. En ese contexto es cuando con 24 años fui a por crema hidratante a la farmacia y la mujer que me atendió me ofreció una antiarrugas. Le dije que no, indignada, y me compré la misma que tenía en casa con el tarro vacío.
Sésame: Peeero...
Cannelle: Al llegar a casa reflexioné y me confesé a San Google. Él me dijo que es mejor prevenir que curar, que una vez arrugada a cual pasa de Corinto, no había milagro (sin pasar por quirófano/ láser) que valiera. Así que al cabo de unos meses me compré una crema para las primeras líneas de expresión (dicho así no sonaba tan mal) y mi piel lució como la de un gusiluz. 
Sésame: Y ahora que te acercas a los 30 la has dejado de usar. Ahá. Tu siempre tan outsider. 
Cannelle: Pues claro, hipster hasta la muerte. Bromas a parte, la cosa ha ido así: ganar 10 kg = piel más grasa = piel sin arrugas.
Sésame: Oseasé, come grasa y mantén tu piel joven.
Cannelle: Vete al McDonald's y en vez de comprar antiarrugas tendrás que comprar antiacné. 
Sésame: Vaya, vaya, cuantas cosas se me escapan de las manos... 
Cannelle: Si las marcas de cosméticos quisieran hacer un buen márqueting, se dirigirían a chicas como nosotras, para convencernos de que si tenemos 30 o casi 30 tenemos que usar antiarrugas sí o sí. Seguro que supondría una mejora sustancial en nuestras pieles apagadas y con arrugas treintañeriles. Ahí queda*.
Cannelle: ¿Llegará un día en el que tengamos corramos como locas a por una crema antiarrugas?
Sésame: El día en que nos entre la crisi de (a ti, de los 30, yo ya voy tarde) de los 35, 40 o lo que sea. 
Cannelle: Porque nos daremos cuenta que tenemos arrugas.
Sésame: Mi yaya Carmeta decía que a partir de los 25 te tenías que poner crema antiarrugas... Ya Yo ya voy 5 años tarde, y eso creo que no hay crema milagro que lo pueda mitigar.Y entonces ya no habrá nada que hacer. Iremos directas a la decadencia, a la imposibilidad de ser unas abuelas "culito bebé".
Cannelle: Ve sacando papel y lápiz. Apunta. Queridos Reyes Magos... 


Freímos las patatas o las croquetas con un vestido bonito
Somos unas osas perezosas... eso de cambiarse de ropa si luego te tienes que volver a cambiar porque tienes que salir, da un palo enorme.
Y tampoco somos unas chicas Mad Men, con esos delantales estupendísimos que se llevaban en los cincuenta, que casi es más estupendo el delantal que la falda con el can-can (o como se escriba)

Y a veces nos salpica el aceite en el vestido, y a veces incluso no nos lo cambiamos para salir a la calle...

Cannelle: ¡Oh no! no sigas por ahí, no puedo con tanto vivir al límite...
Sésame: Tienes que escuchar el final de la  historia, si no...

*No se preocupen señores vendedores de productos cosméticos. No hace falta que nos envíen nada, no los usaremos y no hablaremos de ellos en nuestro blog. Gracias.

4 comentarios:

  1. Estaba pensando en esos sinpiiii... Diossss no puedo con ellos. Yo tampoco me suelo desmaquillar, no entiendo de cremas (dicen que debería).... Por Diossss qué post tan divertido para comenzar la semana!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. nooooo!!! es grave lo de la estaña???!!! Creo que voy a desfallecer!! jajajaja. k rgandes soys!!

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un pos genial¡Yo me identifico totalmente vivía en mi mundo de colores en el que las mujeres eran perfectas y me callaba la boca para que no pensasen mira esa vaga que ni 5 minutos tiene para quitarse el maquillaje o dnd vas toda puesta a poner el tomate malicioso que siempre salpica de los macarrones...
    Sinceramente un subidón ver que no soy la única.

    ResponderEliminar
  4. Muy divertido el post! Desde luego el tema de desmaquillarse al volver a casa por las noches es una batalla perdida!

    http://sialsiquiero.wordpress.com/

    ResponderEliminar