10 ene. 2013

Cuando tu médico está peor que tú

El otro día estábamos con las Chicas del Club (sí, señoritas, son ustedes una fuente constante de risión y inspiración para las S&C) y no nos acordamos cómo... empezamos  a hablar de rollos raros que habíamos tenido con nuestros médicos.


Sésame: A ver, a ver, que yo leo rollos raros y pienso que todo el mundo se ha tirado a su médico de cabecera
Cannelle: Pero hija, tu siempre pensando en lo mismo...
Sésame: Es lo que tiene el vivir en un  mundo de hombres, que ME SE pegan algunas cosas
Cannelle: Además, si estabas allí... Y ya sabes lo que hablamos!
Sésame: Jeje! ya... simplemente es que ya sabes que tengo incontinencia verbal y me apetecía decirlo. Total, que no todo el mundo se ha tirado a su médico
Cannelle: .... Volvamos al principio de esta historia tras este bonito inciso

Surgieron unas anécdotas (tranquilas, que no vamos a desvelar vuestra identidad) que nos hicieron muuuuucha gracia (una de estas anécdotas la podéis leer aquí explicada en un post genial del Proyecto Kahlo por nuestra muy adorada Luci):

El cardiólogo asocial
Personajes: Moderna que va al cardiólogo, cardiólogo
Escenografía: Consulta del cardiólogo (camilla, mesa, sillas, todo en blanco nuclear y muy frío)

Moderna: Hola buenos días
Cardiólogo: Hola ¿qué tal?
Moderna: Pues nada, aquí...
Cardiólogo: Bien, pues nada, ya he leído tu historia clínica. Le haremos unas pruebas. Quítese  la ropa y túmbese en la camilla, que ahora vuelvo.

Cardiólogo que sale de la consulta y moderna que se siente desubicada y hace caso al señor cardiólogo, que por algo ha estudiado ocho años y ha disecado manos que han estado en formol...

Cardiólogo vuelve a entrar

Cardiólogo: Pero... ¿Qué haces desnuda?
Moderna: Perdone pero usted me había dicho que me quitase toda la ropa...
Cardiólogo: Mmmm... me refería de cintura para arriba, ¡no a todo el cuerpo!

Pues sí, ríanse ustedes pero... es de esas situaciones en que el ser una chica de mundo no ayuda mucho... A demás, un conocido común nos dijo que el cardiólogo en cuestión padecía de fobia social.
Cannelle: Me da a mi que pasó más vergüenza el médico que la paciente.


El ginecólogo guasón 
Esto es una señora (sí, empieza igual que un chiste pero no lo es) que va al ginecólogo, se tumba en el potro con las patas abiertas y se le acerca el médico para proceder a la exploración. La mujer, desconcertada porque esperaba notar un "algo" en su vagina, levanta la cabeza y ve al médico bailando sevillanas.

Señora: ¿Qué hace, doctor?
Ginecólogo: Tú cantas, yo bailo.

Y sí, es una historia real (la señora progenitora de Cannelle es médico y es una fuente inagotable de historias cachondas!)


El traumatólogo casa (o con complejo de Dr House)
"Eso son michelines?" dijo el doctor, cuando la señorita X entró por la puerta y se quitó el abrigo. Fin de la anécdota (e inicio del trauma).

Y es doctores del mundo, ya sabemos que han estudiado un montón de años para quitarnos muelas, curarnos resfriados y remendar heridas...

Sésame: Y algunos para aumentar pechos y disminuir culos

...pero un poquito de por favor y cuiden un poco más a sus modernas pacientes, que somos frágiles y nos traumamos muy rápido.


3 comentarios:

  1. Jajaja madre mía que cortes... a mi padre una vez una médica se le puso hecha una furía porque al pedirle un justificante le dijo "oye guapa" jaja

    ResponderEliminar
  2. bufff... yo creo que las anécdotas de médicos dan para 4 o 5 libros! creo que en mi caso lo más surrealista ha sido estar hablando de Mourinho en italiano (¿?) toda despatarrada en la consulta del ginecólogo... '¬¬
    me ha encantado la primera chica despelotándose entera :)

    ResponderEliminar