16 abr. 2012

Esas prendas cómodas de la muerte

Sésame: El otro día estábamos Cannelle y yo haciendo nuestras labores en una tienda muy guayona de la cual creo que no vamos a decir el nombre para preservar la privacidad de las dos chicas guayonas (además de nosotras mismas ;) ) que aparecen en este post (que a nosotras no nos importa hacer el ridículo, pero a ellas no lo sabemos) y empezamos a hablar de esos temas de mujeres, inconfesables en según qué círculos. Y decidimos que haríamos un post sobre ello. 
Cannelle: Pedazo de introducción, ¿no? 
S: Es que hoy estoy poco sintética
C: Bueno, total que todo empezó hablando de la comodidad de los vestidos de novia y acabó siendo un "pues yo confieso que" . Vamos a contaros las confesiones salidas de esa conversación

- Dormir: Las que dicen que duermen siempre desnudas o con camisón o salto de cama... ¡No mintáis! Hay varias razones por las que creemos que eso no es verdad y las vamos a enumerar
1.En invierno hace frío y estas cuatro outsiders de la moda nocturna tenemos en común que nos gusta dormir con calcetines de dormir. Y al que no le guste, que no mire. 
2.Los camisones se enrollan debajo de las axilas mientras duermes y es la mar de incómodo. Además, ¿qué puede hacer un camisón que no pueda hacer una camiseta de propaganda de esas que están tan gastadas que se quedan finas finas? 
3.¿Quién en su sano juicio se ha comprado un salto de cama? Es más, ¿de dónde viene el nombre y dónde se pueden comprar?
4. ¿Porqué deberíamos cambiar esos pijamas de franela la mar de cómodos y la mar de prácticos por algo frío y con lo que no puedes moverte? 

Reconocerlo, todas tenemos un punto Bridget Jones.

-Ropa de estar por casa: Tampoco nos creemos que os guste estar en casa vestidas de cóctel. Lo sentimos chicas, eso está muy bien para los blogs de moda, pero no para las chicas de a pie. 
Hay cierta propietaria de tienda molona que tiene una bata de estar por casa con estrellas fosforitas y que causa furor entre sus vecinos cuando la une al complemento perfecto, un quinto de cerveza. Y si no se puede beber birra en bata, ya nos diréis qué es la felicidad doméstica.  
Sésame tiene una también de estrellas, pero con pelo como de haber matado al monstruo de las galletas. La mar de aparente oigan. Cannelle no tiene bata (wishlist right now!) pero siempre ha tenido varias como segunda piel: una para pleno invierno y otra, para entretiempo (Analizaremos el concepto entretiempo en otro momento, que también nos gusta mucho...)
Otra propietaria de tienda molona tiene una bata de abuela regalada por su señor marido. Y que no me digan que eso no es amor. Eso es AMOR (así con mayúsculas). Que tu marido te regale una bata de boatiné debería ser lo más de lo más en temas amorosos.

Cheryl Cole es de las nuestras.

- Ropa interior: Vamos a reconocerlo, tenemos frío en los riñones. Sí, ¡lo tenemos! ¿pasa algo por decir que nos gusta llevar la camiseta por dentro de las bragas? ¡Pues no! En un arranque de confianza extrema, cuatro mujeres en los early thirties (los treinta son los nuevos veinte) confesamos que nos poníamos las camisetas por dentro, y que si llevábamos medias, entonces ya era lo más de lo más. 
Sí, ¿y qué? ¿Va a venir Zoey Deschanel (o como se escriba) a decirnos que una it girl no lo hace? Pues no nos lo creemos, porque por más it, más front row o más lo que quieras, también tienen frío, y tienen la regla (que de eso no se libra ninguna hija de vecino) y les mola tener los riñones abrigados. 

Y si, no es que nosotras seamos lo más, pero ya os decimos que las dos chicas con las que compartimos confesiones de estilo (de no estilo) sí que lo son, y es por esto que os decimos: ¡Arriba las bragas de cuello alto! ¡Vivan los pijamas de franela! ¡No os avergoncéis de las medias por la cintura! Somos muchas y podemos luchar contra los dictados de la moda. 

(Sésame: En mi mente calenturienta ahora todas las que estáis leyendo esto debéis gritar cual espartanos, levantar cualquier prenda de ropa interior o calcetines de dormir y prepararos para la lucha. Si no es así, mentidme y decid que sí como mínimo)

Ah, y por supuesto la mitad de los días (como mínimo) vamos desconjuntadas. Bragas de un color, sujetadores de otro. ¿Y?


Que conste que hablamos del día a día y no DEL DÍA. No se te ocurra ponértelas si sales a ligar.


Y si eso te ha escandalizado, it girl, no quieras saber lo que llevamos bajo la falda esos días del mes tan, tan... mierda. ¿Para qué ponerte esas braguitas tan monas y pequeñitas? Nada, nada, bien grandes y lo más viejas posible (dentro de unos límites, claro). A demás, os recuerdo que se han vuelto a poner de moda las fajas (perdón, ahora se les llama body shapers). Así que preparaos.










5 comentarios:

  1. Cannelle hija, que no me lo pones nada fácil con las fotos. He tenido que buscar en la wikipedia quién era la Cherry Coke esta. Yo es que soy más de roqueros decrépitos.

    ResponderEliminar
  2. No puedo parar de reír. Os acabo de descubrir mientras me tomo un descanso en la oficina y he pensado "esto se lo envío a mi compañera de piso" (que además trabaja en lencería y sabe mucho de esto).

    Arriba los sexy pijamas de franelas, sexy bragas de cuello alto ... !!! Tenéis toda la razón, me intentan picar con el tema de mi pijama de franela y sábanas térmicas y no podíais dar más en el clavo explicando las ventajas y los inconvenientes de todo esto. Y ya con la frase final de las fajas que ahora se llaman bodyshappers no podíais haber dado más en el clavo. Gracias chicas! Gracias! Me he reído un montón. Esto os aseguro que lo van a leer más lectores y lectoras hoy.

    Besos y feliz lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra mucho que te hayas reído tanto. ¡De eso se trata! Ante las asperezas de la vida, ponte cómoda ;)

      Eliminar