27 jun. 2012

Cosas que sólo le pasan a Sésame

El otro día, hablando de cosas random con unas amigas, llegamos a hablar de que soy sonámbula. Si, es una de aquellas cosas que pasan a alguna gente pero que en general, cuando las explicas, hacen gracia. 

Ya desde mi  más tierna infancia, acostumbro a levantarme por las noches, me paseo  por la casa y hago cosas extrañas. De los cuatro a los dieciséis años lo hice bastante (y creo que mis padres aprovechaban para hacerme hablar y que les explicase intimidades). Después de eso, dejé de hacerlo durante bastante tiempo, hasta que empecé a currar en mi anterior trabajo. Parece ser que el estrés es un desencadenante del sonambulismo, y que es bastante habitual. 

Me haría gracia que alquien me grabase sonámbula, nunca me he visto
pero el señor Sésame dice que nunca se acuerda
de sacar el teléfono
Mis padres lo tenían asumido, y me habían parado más de una vez en la puerta de la calle, con la mochila puesta para ir al colegio (yo es que era muy aplicada). Pero claro, mis padres tenían obligación de cuidar de la persona que os habla. Ahora, el señor Sésame, que no tiene ninguna obligación, sigue cuidando de mi cuando realizo esos paseos nocturnos tan divertidos, y eso señores lectores, eso es amor. 

A este aficionado a los deportes, le gusta quedarse despierto hasta tarde viendo programas en canales deportivos, mientras yo (que paso bastante del tema) me voy a dormir. Al señor Sésame le encanta explicar que en esos casos soy como Casper, que aparezco misteriosamente a su lado, sin hacer ningún ruido y que a veces se pega unos sustos terribles. 

Así de silenciosa y de transparente soy yo
Después de explicar esto, se parte explicando mis conversaciones interesantísimas sobre cosas inconexas del trabajo, y cómo consigue que vuelva a la cama, timándome con triquiñuelas varias, aunque normalmente le basta con pedirme amablemente que vuelva a la cama y yo, muy digna, vuelvo cual fantasma incorpóreo a dormir. 

La pasada noche, me desperté de pronto. Me había levantado sonámbula, pero el señor Sésame no se percató y siguió durmiendo en el lado izquierdo de la cama. Y os puedo reconstruir más o menos cómo debió ir mi andadura nocturna

- Sésame que se levanta de la cama y va sigilosamente al lavabo
- Sésame se desviste, abre el monomando para que el agua empiece a salir tibia (gracias al ser supremo, tuve ese momento de lucidez)
- Sésame se mete en la ducha, enciende el teléfono de la ducha y se despierta sobresaltada en el momento justo en que le cae el agua tibia en la espalda. 


- La misma que os habla piensa: ¡¡¡Ayyy!!! qué agua más fresca... jolín... ni me he enterado de cómo he llegado hasta aquí, bueno, pues nada, jabón en la esponja, champú en el pelo... venga, vamos que llegas tarde a currar. Deben ser las siete ya.. Qué raro que has llegado hasta  aquí medio dormida... Jolin, qué sueño hoy... 
- Sésame que sale de la ducha, se pone el albornoz (que debe haber cogido antes) y se le ocurre mirar el reloj que tiene en el baño (para que el señor Sésame no se empane por las mañanas y no llegue tarde)
-¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MECAGÜENLAPUTAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!(Perdón, pero siempre digo palabrotas en situaciones así...) Pero si son las doce y media! ¿qué hago yo a estas horas duchándome?

Pues sí queridos lectores, me he duchado a las doce y media de la noche, pero suerte que me he dormido enseguida, al volver a la cama (poniendo una toalla en la almohada para que no se mojase)

El señor Sésame se ha reído esta mañana cuando se lo he explicado, pero no os creáis que no le ha parecido nada raro.

Y es que mi vida, a veces, tiene puntos surrealistas.

Ser sonámbulo puede ser divertido para los demás, pero es cansado para el que lo sufre. 


7 comentarios:

  1. Madre mía, si hasta dormida eres divertida :D

    ¿ves la hora?, pues sí, ni más ni menos que las 3:12, a estas infames horas me paseo últimamente por los blogs.

    Ya he hecho el sorteo....sniff, sniff,....otra vez será...

    Un besote {que como igual estás sonámbula delante del ordenador, pues a lo mejor me estás leyendo...jeje}

    ana♥
    613materika

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaj tremenda! Qué curioso esto del sonambulismo,y que no despertaras del sustazo al caerte el agua encima!

    ResponderEliminar
  3. Juas, juas, juas!!! Me he reído mucho y sentido identificada... pero con tu señor Sésame!. Si yo contara las cosas que hace mi churri cuando está sonámbulo tendría para unos cuantos posts. Entre otras cosas se me pone a hablar en inglés o me enciende todas las luces de la casa, je, je, je. Me ha encantado la forma en que lo has contado. Un beso y cuenta con una seguidora más.

    ResponderEliminar
  4. Sésame hasta dormida eres la pera limonera. Estoy en la faceta Señor Sésame, solo que oir a una persona hablar de impuestos, tribunales, cosas fiscales me cuestan entender... Y lo mejor de todo, cada tres horas un "Maï ¿estás dormida?" Al más estilo "Epi y Blas". Puede parecer divertido para el resto, pero no para el que lo sufre. Demosle la vuelta, fuiste super limpita a dormir!!!! ;-)

    ResponderEliminar
  5. Jajajaj es que me parto contigo, buenísimo, lo más me ha hecho gracia es los susto que le pegas al sr. sésame jajaj y el pobrecillo cuidandote... y... que te grabe, tienes que verlo tiene que ser supergracioso.
    Yo lo único que hago es chuparme el dedo de vez en cuando... y luego mi marido lo cuenta muerto de risa en reuniones familiares... si, es muy gracioso...

    ResponderEliminar
  6. Leyendo esta entrada, me acordado de mi amiga, que también tiene muchas historias!! jeje.
    Mua

    Hoy en mi blog el look que lleve en la boda de mi hermana...

    http://bloglavalsedamelie.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. ay! eres de las mías! no conocía a nadie TAN sonámbula como yo ^-^
    como dije hace poco en mi blog, mi hermana y el tortugo deberían tener un monumento a la paciencia por dormir conmigo y con mis cosas... a veces hasta les he pegado a los pobres! yo tb creo que el estrés influye y el tortugo me ha confirmado que cuando estaba más agobiada por el trabajo he estado más inquieta, yo como casi no me entero...
    que susto lo de la ducha! vas a tener que dormir con cascabeles para despertar al señor S ;)

    ResponderEliminar