19 oct. 2012

Nosotras éramos unas empollonas

Cannelle: Hola, soy Cannelle y en una época anterior fuí empollona
Sésame: Hola, soy Sésame y en una época anterior también fuí empollona (y de un cole de monjas... ¡tomayá!)*

Pues sí señores y señoras, nosotras éramos empollonas, pero empollonas de manual, de las que lo tienen todo a su favor para serlo. Cuando éramos tiernas pequeñinas, ya apuntábamos maneras y es que del checklist para empollones... ¡las cumplíamos todas!

¡Cuatro ojos, gafotas!
Sí modernos del mundo, nosotras hemos sido unas niñitas gafotas, y  ¡a mucha honra!

Sésame: Oyes, pues yo sólo puedo decir que fuí una gafapasta desde los nueve años. Y si eso no es ser precursora de la moda, que venga alguien y se atreva a decirme lo contrario.
Cannelle: Mis gafas actuales son del mismo tamaño de las que llevábamos entonces. Lo único es que antes nuestras gafas no eran Ray-ban
Sésame: No, eso no... yo las primeras que llevé eran rosas y con dibujos de globos (si... es que tenía 9 años) y además llevaba una tira para que no se me cayeran al suelo (mis padres nunca se han fiado mucho de mi). Eran la mar de trendy. De hecho creo que el otro día vi a una chica en un blog que llevaba unas muy parecidas.  

Correr es de cobardes
Los niños empollones normalmente no son los más deportistas de la clase, y nosotras no éramos una excepción. Pero oygan,  no estamos traumatizadas ni nada de eso, no crean. Ahora podemos decir que vamos al gimnasio, a la piscina y que nuestros respectivos profesores de gimnasia se quedarían anonadados ante tanto esfuerzo y dedicación.


Sésame: Si yo hubiera conocido la frase de "correr es de cobardes" en mi infancia, la hubiera soltado más de una vez seguro.
Cannelle: Jo.. pues anda que yo...
Sésame: Como era bastante alta para mi edad (luego me estanqué y no llegué a ser una chica 1.80), me ficharon para el equipo de básquet del cole (de monjas). Cuando se dieron cuenta de mi falta de coordinación... me invitaron a abandonar la cancha y dejé definitivamente los deportes de pelota. En mi defensa he de decir que siempre he nadado y mal mal... tampoco se me daba. El problema era que como era miope total (¡cuatro ojos, gafotas!) y era demasiado joven para llevar lentillas, me pegaba unas leches contra la pared de la piscina y con los otros niños... Total, que muy deportista no he salido tampoco.

Mi niña me saca muy buenas notas
Eso sí, hemos sido el orgullo de nuestros progenitores. Todo excelentes y como mucho algún notable suelto por ahí...

Sésame: O un bien raspado en gimnasia... que eso siempre lo tendré clavado en el corazón...
Cannelle: Claro, claro, pero en mi casa me decían que gimnasia no contaba

Esta chica es la Betty rusa...
Sésame: Me da un poco de grimilla pensar que tiene un parecido
 bastante considerable con la Sésame pre Blur
Sésame: En la mía también... pero no creas, siempre he sido un poco repelente y no me molaba ver una nota más baja de notable en la lista de notas. (Ser repelentilla también es uno de los must de los empollones). Tampoco contaba religión... pero para temor de mis padres sacaba siempre excelente (que no me hubieran llevado al cole de monjitas...)
Cannelle: Oye, pero ¿qué quieres que te diga? ser unas empollonas nos ayudó a entrar en la carrera que queríamos, a acabarla en un tiempo razonable y a mi... ¡a estar en el paro en este preciso momento!
Sésame: Sí, es que haber sido unas empollonas... no siempre es el camino seguro hacia el éxito.


*Nota mental: Algún día deberíamos hablar de mis experiencias en el cole de monjas...

6 comentarios:

  1. ¡¡Jajajajajaja!! Yo también era de esas... sólo que yo me rebelaba contra el gafapastismo y nada más me ponía las gafas cuando era estrictamente imprescindible. Y lo mismo con el deporte. Mi profe de gimnasia me daba por imposible. Una vez incluso llegó a apostar dinero a que no conseguiría saltar una determinada marca. Para mi satisfacción de empollona, diré que todavía me debe 10€

    ResponderEliminar
  2. Yo era de las intermedias, aspirando a empollona pero sin llegar a serlo y las cosas comenzaron a desvariar tal cual me acercaba a los años de universidad. Me gustaría comentar experiencias en el cole de monjas... sus cánticos... sus pruebas, sus castidos... Dios qué de cosas me han venido con tu nota mental Sésame....

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja yo me encontraba en un puesto intermedio también!! algún excelente por ahí, y el resto notables quitando algún bien en gimnasia como no...jajajajajaja Deportista tampoco he sido mucho, aunque hice gimnasia deportiva y lo último que aprendí fue la voltereta lateral SIN MANOOOS!! increíble...ahora soy incapaz ni de correr 3 min (comprobado) mu mal, muuu mal!! tengo que ponerme las pilas!!! Ahora eso sí, se puede ser empollona a los 25??? porque voy a clase con gente de 19 y 20 años y claro, yo voy a aprender y paso de historietas adolescentes...menos mal que no soy la única en esa franja de edad, al menos nos marginan en grupo! jajajajjaajaj

    ResponderEliminar
  4. jajajaja! que bueno, la verdad es que yo estaba en el punto medio, y de gimnasia no andaba muy mal por aquellos entonces..y si! deberiamos hablar mas de una de nuestras experiencias en los coles de monja :s

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo también era empollona (me sonrojo, soy empollona). Por cierto, os pido disculpas porque en mi blog muchos de vuestros comentarios no se han publicado porque por algún motivo los considera spam, y con mi ineptitud no me había dado cuenta de esto. Ahora estaré atenta.

    Besos empollonas!

    ResponderEliminar
  6. Siiiii¡contar más cosas!
    Sois la monda

    ResponderEliminar