22 abr. 2012

Ser adolescente en los noventa (Vol II) Vestir en los noventa

Sésame: Después del post de los noventa, he visto que nuestra adolescencia tampoco fue fácil. 
Cannelle: Calla, calla, yo a todos los que dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, querría liquidarlos.
S: Pues sí, debe ser que el tiempo todo lo cura y la gente no se acuerda, porque vamos, yo no podría volver a pasar por esa montaña rusa hormonal, esas emociones intensas, esas noches de calimocho, esas sesiones de tarde en el Sr. Lobo y la Ovella negra... Definitivamente, no volvería a la adolescencia.
C: Uff.. esas tardes entre porros en el Casal de Joves, los extremismos políticos, los enamoramientos fortuitos de los mayores del instituto, los adultos como eternos enemigos... Definitivamente, no, yo tampoco volvería.

Mientras estábamos en esos bares de la zona de Marina, escuchando a Green Day, Rage against the machine, los Red Hot Chili Peppers, Aerosmith y Ska-p (no nos olvidemos de ellos, por favor...), bebiendo calimocho en esas mesas guarreras, en las que se te pegaban los brazos y bailando en esas pistas en las que se te pegaban los pies en el suelo, este era nuestro uniforme:

(Si eras de las que llevabas cazadoras tipo bomber, no leas esto, no te va a molar porque ni en tus peores pesadillas te ponías nada de lo que llevábamos nosotras y además creías que no nos duchábamos. Es más, no sólo no te hacíamos ninguna gracia entonces sino que seguramente tampoco te la hacemos ahora, así que desiste)

Camisetas de rallas: Esas excursiones que hacíamos desde el extraradio para comprar en el Camello o en JBP  camisetas de manga larga que luego nos poníamos debajo de una camiseta de manga corta (a poder ser de grupos de música). Asumimos que en esa época todo era como tres tallas más grande de lo que necesitábamos.
S: La camiseta que llevo en esta foto la sigo llevando para dormir. Otra cosa no, pero el algodón era bueno bueno...

Camisetas de rallas, vespas y collares de cuerda con abalorios  (las dos personas
que salís en la foto sin  que me hayáis dado vuestro permiso... sorry!)

Chaquetas vespa: Siempre pasa, la ropa que llevaban nuestros abuelos, vuelve. Y hay momentos preciosos en la historia en la que los abuelos comparten ropa con los nietos, y las chaquetas vespa, tuvieron ese momento.
Sésame: Yo incluso puedo decir que hubo un momento de mi vida en el que llevaba chaqueta vespa y zapatillas Vans al mismísimo tiempo que mi abuelo lo hacía (bueno, las mías eran de cuadros blancos y rojos y las suyas negras, pero...). Qué momento más emotivo, ¿verdad?
Las favoritas de los leñadores, la gente que curra en el campo
y los adolescentes noventeros

Bambas grandes: Si, cierta marca de zapatillas deportivas, (si esa en la que pensáis, la de las tres rallas) se forró con las bambas grandes y anchas. Si es que si no llevábamos botas Dr. Martens, llevábamos bambas grandiosas. Las chicas adolescentes de los noventa éramos la mar de femeninas, lo que nos extraña es que todavía alguna vez que otra ligábamos (claro, que era con tíos que llevaban ropa más ancha que nosotras, camisetas de grupos más guarreras y bambas muchísimo más grandes)

Finales de los noventa.. la desgraciada época de las pelis de la guerra de las Galaxias.
 La sillita de bebé era del restaurante. Chaqueta militar, camiseta grande, camisa de manga
larga debajo, pantalones anchos... 




Tejanos elásticos: Sólo hubo una prenda que no llevábamos ancha, y esa eran los pantalones elásticos. Los más usados eran los negros (que se desteñían muy rápido y quedaban guarreras guarreras), pero también había de rallas verticales de colores (bàsicamente negros y rojos) y de cuadros (estos ya de cualquier color, que no se diga). Los elásticos desaparecieron durante un tiempo, pero ahora los volvemos a llevar en formato tejano.  Más tarde hubo una evolución de estos pantalones elásticos, y se empezaron a llevar los elásticos de campana (éstos han perdurado hasta la actualidad)

Pantalones de cuadros, botas enormes y un proyecto de rasta
 (los maravillosos noventa).

Pantalones anchos  de bolsillos (bautizados por las madres del mundo como "cagados"): Si, éstos no han vuelto, afortunadamente. Nos quedaban fatal, a TODAS sin excepción. Llevar pantalones tres tallas más grandes, nunca (y digo nunca) debe volver al mundo de la moda. Además, tampoco llevábamos nada en los bolsillos, ¿para qué tanto sitio para guardar cosas desaprovechado?

Sésame: Pues sí, en los noventa no fuimos un dechado de estilo... Y que conste que yo me he mojado y he puesto fotos (he de decir que no he escogido las peores, que no me importa exponerme, pero tampoco soy tonta...), pero ¿y lo bien que lo pasamos?

Cannelle: Si, a pesar de todo lo pasamos genial, ¿el Vol III de los noventa de qué irá?

S: Por mi de eso, de lo bien que lo pasamos en los noventa, ¿tu que dices?

C: Que ¡a por ello!





3 comentarios:

  1. He llegado aquí por casualidad y he de decir que me siento totalmente identificada! Madre mía, qué recuerdos!

    ResponderEliminar
  2. Yo no podría sentirme más identificada...Lástima de no tener más fotos de esa época. O quizás será mejor así...

    ResponderEliminar